CARTA DEL GRAN PRIOR DE MEXICO

Actualizado: ene 24

Diciembre 2020 | Annus templi ´CMII´ (902) | Orden de Cristo

| A 706 años de la muerte de Jacques de Molay |

A 713 años del inicio de la persecución


Querid@s y respetad@s hermano@s tod@s; por fin este duro año se marcha, no sin antes dejar un sinfín de emociones, que sin dudas seran parte de un anecdotario inolvidable.

Durante este ciclo el Gran Priorato de México de la Orden de Cristo, Protectores de la OSMTH (Porto), no estuvo paralizada. Como saben, en la sede de México contamos con un área operativa de acción social llamada “Fundacion Claraval” www.claravalorg.org la cual ha estado trabajando con gran intensidad.

Si bien no pudimos reunirnos ni desarrollar actividades presenciales debido a la ´sana distancia´, hicimos -como la gran mayoría-; uso de las tecnologías que nos permitieron organizarnos y desarrollar la labor urgente. Ayudar a la gente.

Durante este 2020 fue prácticamente imposible llevar a cabo alguna actividad propia de la Orden como, campamentos, conventos o ceremonias; algo que muy probablemente y según nuestros cálculos también se experimente el 2021. Pero eso no nos desanima.


¿DONDE ENCONTRARNOS EN LAS REDES SOCIALES OFICIALES?


FACEBOOK:

- “Templemexico”: /templemexico

- “Fundacion Claraval”: /fundacionclaraval


WEBS:

- http://www.templemexico.org.mx/

- Unicef | www.claravalorg.org


Alli encontrarán abundante información sobre nuestras actividades e incluso enlaces hacia mayor y más profunda información; que sin dudas va a sorprender a más de uno. Hay mucha información de toda índole tanto para quienes desean sumarse como para quienes desean conocer sobre el Temple.


Algo que sucede de manera constante y que amerita unas líneas, guarda relacion con las diversas consultas sobre donde está, la ´verdadera´ orden; y eso es algo que a mi entender; no es fácil de explicar. Son muchos los peregrinos que vienen caminando desde otras latitudes neo templarias, buscando respuesta a esa pregunta. Claro que algunos comprenden el asunto y están los otros que esperan encontrar mas de lo mismo que han mal aprendido, donde han participado; recibiendo una doctrina mal heredada, incluso por sus propios formadores.


Una vez el príncipe regente, Don Fernando† me dijo, que la orden no es una universidad, lo cual en cierto modo es cierto; pero en el siglo XXI no puede aprenderse solo del aspecto práctico; se necesita lo académico. El acervo cultural que ha heredado, creado y recreado la orden, es sumamente complejo y sorprendente, y si no se pone dedicación a su estudio, es probable perderse en el laberinto de su conocimiento.


Tal es así, que en lo personal y con más de 16 años trabajando, estudiando e investigando la orden pude decodificar su contenido aceptando que más allá de sus aristas; entre sus noveles miembros, hubo muchas ¨horas mente¨ en diseño y estructura, para llevarla a su propia trascendencia.


Una organización tan poderosa que sobrevivió a luces y sombras, definitivamente tenía algo que preservar. Debemos considerar la dedicación y sacrificio de hombres y mujeres que en la historia fueron dejando una marca para que, en lo sucesivo, su memoria prevalezca. El detalle es que nunca falta un oportunista que cree que se trata de un negocio, para lucrar con la memoria y el misterio. En realidad, la mejor forma de entender la dimensión de su realidad, es comprendiendo el contexto en que sucedieron las cosas.


Nuestros antecesores templarios fueron hombres de su época y todo era sumamente artesanal, habia que luchar contra los mayores enemigos de aquel entonces: la ignorancia, y la superstición. Pero hay algo que a veces se pasa por alto, el valor humano. Los templarios del siglo XIII eran hombres letrados, con formación y educación. Quienes independientemente de la fe, portaban en su sangre la herencia de sus familias nobles.


Vamos, ningun padre espera dejar su herencia a un sucesor que no este preparado para manejarla, es por eso que se hace imprescindible dotar al sucesor, incluso de un entorno de hombres y mujeres que puedan caminar y conciliar a la par de su obra. Por lo tanto, ser templarios no debe ser visto como una moda o un sueño romántico del ideal de caballería. El medieval era de todo menos romántico, aunque algun que otro autor reflejara en su obra esos ideales. Lo que sí, el medieval era territorio de hombres y mujeres con convicción y valores. Solo que con menos tecnología y una mentalidad algo más abstracta.


Por ejemplo, cuando veo organizaciones de características neo templarias otorgando diplomas a modo de tributo por una simpatía o un acto lucrativo, alcanzo a comprender la dimensión de lo devaluado del asunto. Eso me recuerda a ciertas organizaciones que por una determinada cantidad de dinero otorgan doctorados honoris causa; operando en detrimento del mérito, devaluando lo que deberia obtenerse por virtud. Si lo bueno fuera facil, entonces no sería bueno. Solo aquello que se obtiene por mérito se valora al recibirlo. Cuanto mayor el sacrificio, mayor la recompensa; eso es por derecho propio, sino ¿Qué merito tendría el triunfador?


Mis hermanos, el año acaba; los hombres pasan y las instituciones permanecen. En verdad ha sido un gran honor galopar con los valientes en los corceles de Fundacion Claraval. A pesar de unos pocos (los valientes pocos), se logró enormemente. Se repartieron más de seis mil bolsones de despensas para apoyar y alimentar a los que menos tienen; se repartieron, dulces y diversión a los niños -claro que con sana distancia-. Se sostuvo un orfanato completo a pesar de tanta dificultad y ante la falta de tantas cosas y enfrentamos diversos desafíos.


Se brindó soporte tecnológico a toda una escuela secundaria para que pudieran tener clases vía Zoom premium. Se entregaron tabletas para que los enfermos COVID pudieran estar en contacto con sus seres queridos; incluso se entregaron otras Tablets para que los niños de escasos recursos no se pierdan ninguna clase escolar.


Se entregaron apoyos escolares como útiles cuadernos y libros. Se dono el diseño completo y certificado de los planos para la construcción de un hospital, se entregaron cubrebocas a centros de salud y elementos médicos para intubación. Se apoyaron a otras asociaciones para que alcanzaran sus objetivos sociales como “Orfanato Piecitos descalzos”, “Unidos con Tabletas” o “Movimiento Apoya”. Todo esto gracias al aporte desinteresado de la Orden, los voluntarios de Claraval y el empresariado nacional e internacional. Y es solo una parte del todo.


Ya ven, esta no es la orden de la ostentación, sino del trabajo. Y no omito compartir estos logros, para que vean que no es discurso; acá no hay políticos o vendedores de sueños. Incluso si así lo desean pueden verlo por la web de Fundacion Claraval: Blog | Fundación Claraval (claravalorg.org)


Definitivamente fue un año ocupado (y que el viene no lo será menos). Fuera de lo que se llevo a cabo en lo social, esta lo tecnológico; reuniones formativas vía Zoom, rediseño de nuestro logo y web institucional, actualización de plataformas y el esfuerzo de miembros que, a pesar de sus problemas de salud, contagios de COVID19, perdida de parientes, amigos, cansancio y desempleo; el avance no se detuvo.


Esto es y de esto se trata la Orden.


Nos fuimos a la cama cansados, pero contentos por lograr que suceda. Es por eso que no se trata de cantidad sino de calidad, y créanme, muchos fueron parte, pero no todos tuvieron las agallas suficientes. Cuando se trata de trabajar, la tibia ´vocación´ sale corriendo.


Me voy despidiendo, no sin antes adelantarles que luego de esta carta y apenas comience el 2021; tenemos listo un dossier que, sin dudas; sorprenderá a más de uno. Allí, les revelaremos pormenores y secretos sobre la historia de la Orden Templaria. Una semblanza sumamente interesante sobre la historia actual de la Orden Templaria desde la muerte de Jacques de Molay hasta este siglo XXI. Un documento que resume la Orden, sus ramificaciones y su destino en la actualidad.


Sin dudas más de uno sentirá curiosidad por saber que paso con la orden, que caminos tomaron los templarios y sobre que hombros recae hoy día la herencia mesiánica.


Prepárense, porque eso; es solo el comienzo de lo que traerá el 2021.


Mis hermanos, que, a pesar de toda desavenencia; el próximo año nos agarre mas que confesados, porque el COVID llego para quedarse, la salida será lenta y las repercusiones pronunciadas.


Brindemos por la salud, que el resto; corre por nuestra cuenta.


Nuestras obras hablaran por nosotros

Firmes y Valientes

Non Nobis


+Ad Maiorem Dei Gloriam+

SAE Fr.+++ Don Roberto Angel Molinari

Maestre | Gran Prior

Knight Templar


179 vistas1 comentario