El largo camino de la sucesión Templaria I

Actualizado: feb 13

Del siglo XIV al XXI


Por Roberto Angel Molinari | Periodista e Investigador

Knight Templar | Antiguo Rito Templario | Orden de Cristo


Dr. Roberto A. Molinari

Prefacio: Describir la realidad de la Orden Templaria en la actualidad, requiere pericia y conocimiento. Explorar juntos y mostrarles cosas sorprendentes, sobre un tema del cual se han escrito ríos de tinta, es una oportunidad que no deben dejar pasar y que solo quien ha recorrido sus silentes pasadizos puede poner a la luz del redescubrimiento. A diferencia de lo conocido, este trabajo refleja sucesos reales, algunos de ellos vividos en primera persona; que fueron coleccionándose durante más de 17 años de pertenencia en las filas de la Orden (y aun en progreso).


Gracias al estudio y la praxis, sumado al propio testimonio, como alto oficial de la Orden; puedo decir, sin duda alguna; que esta obra es magnífica. No porque la haya escrito el de la voz sino porque, sin todo lo vivido y estudiado (y lo aun por estudiar), no habría podido siquiera describirla.


Claro es, que los aspectos históricos surgen obligatorios, para recrear el contexto; buscando poner al lector en una época donde el mundo antiguo, no era primitivo. Armar el rompecabezas de la continuidad de los templarios después de la muerte de Molay, fue complejo ya que la Orden tiene dos facetas; la pública y la esencial.


El acervo cultural y el conocimiento que alcanzaron los templarios, han hecho de la Orden, algo tremendo y exigente. Tan así que su escuela, va más allá de lo hermético, donde solo la dedicación al estudio es un desafío. En mi opinión, el documento, que está en las manos del lector; estas pocas páginas a modo de síntesis de su historia hasta la actualidad; no le hacen justicia. Pero habrá más; ¡debe haberlo! Y se los mostraré.


Para su interpretación se buscó una narrativa amena, para lograr un contenido digestivo, con toda intención de alejarnos de la monotonía textual; lo cual requirió de cierto arte. Además, se asumió con celo la revisión de contenidos, bibliografía, verificación de fechas y datos ya que sacar a relucir sucesos que rayan en lo controversial, no permite improvisaciones, por lo que su confección la hace opus magnum.


En la presente obra, analizamos la historia de la Orden a partir de la muerte de Jaques de Molay hasta el templarismo actual. Desmenuzamos las facciones en pugna y sus porqués, hasta llegar al ciclo actual denominado ´Neo templarismo´; complejo y con muchas capas. Si bien la idea de neo refiere a actualizaciones o renovación de lo antiguo; también puede vincularse a algo creado, surgido o nacido hace poco tiempo. Pero independientemente de las buenas ideas, hay aspectos que encerrarlos en lo ´neo´, se aprecia casi egoísta; más, cuando detrás de la intención hay historia. O no; según quien la cuente.


Parte I

“Ibis et Phoenix”

No quedan muchas evidencias de los caminos que siguieron los templarios en el mundo luego de la intensa persecución por parte de las hordas de Felipe IV de Francia y su pariente Bertrand de Got más conocido como Clemente V Papa. Aunque si, diversas teorías. Tal la influencia del monarca francés sobre la iglesia católica en ese entonces y las extrañas circunstancias en las que fallecieron los anteriores pontífices, que Bertrand de Got, (Clemente V) debió ser llamado para su coronación, ya que al no ser cardenal no se encontraba presente en el cónclave.


Por otra parte, no se desplazó a Italia a recibir el piscatorio, sino que eligió la ciudad de Lyon para la ceremonia, la cual tuvo lugar el 14 de noviembre de 1305, en la iglesia de Saint-Just, contando con la asistencia del propio rey de Francia.


Clemente estuvo durante todo su pontificado sujeto a los deseos de Felipe “El hermoso” y nada más ser coronado, su primer acto fue el nombramiento de nueve cardenales franceses cercanos al monarca. Así que, convertido en una mera herramienta en manos de Rey, anuló en 1306 las sentencias eclesiásticas que este consideraba contrarias a sus intereses, especialmente las bulas "Clericis laicos" y "Unam Sanctam" (para el territorio francés) que había promulgado Bonifacio VIII.


Pero sin dudas, los aspectos más importantes de su pontificado fueron: resolver el caso de Bonifacio VIII, la eliminación de la Orden del Temple y el traslado de la sede pontificia a Aviñón. Lo que sucede después en las entrañas de la iglesia católica; es otra historia.


La orden, al ser perseguida; busca refugio donde mejor podía ser recibida, y decide hacerlo con los mejores patrocinadores. Entre los más destacados estaban la Escocia de Robert I Bruce, (al abrigo de los clanes significativos como el Sinclair) y el reino de Portugal, de la mano de Dionisio I, apodado el Labrador. En otras naciones su presencia se ajusta más a un estricto sentido del ocultamiento que otra cosa y en cada escenario suceden diversos resultados.


Tanto en Escocia como en Portugal, la orden hace lo que mejor sabe hacer, luchar. Tan así, que en ambas naciones los resultados destacan en la historia. Por el lado escocés, la histórica batalla de Bannockburn, llevada a cabo entre el 23 y el 24 de junio de 1314. Una trascendental victoria escocesa contra los ingleses en las guerras de independencia de Escocia.


Las tropas de Robert Bruce se habían preparado en Bannockburn para presenciar el acuerdo de paz entre el entonces rey inglés y su soberano escocés. Dado que la negociación fue fallida, los escoceses cargaron sobre los campos contra los ingleses. En esa batalla, miles de ingleses murieron, dando una enorme victoria a Escocia, gracias a la cual también lograron su ansiada independencia. Alli y de la mano de un nutrido grupo de templarios comandados por Pierre d’Aumont, el resultado fue que un ejército de 6500 soldados derrotó a otro de más de 20 000.



HONOR Y GLORIA A LOS TEMPLARIOS ESCOCESES

Luego de abolida la Orden de los Templarios en la mayor parte de los países de Europa por orden de Clemente V, los Caballeros refugiados en Escocia recibieron protección y refugio y se reorganizaron como “Orden de San Andrés del Cardo”, fundada para ellos por el propio rey Robert luego de la batalla de Bannock-Burn premiando así su decisiva acción en dicho evento que selló la independencia escocesa.


Posteriormente, se les unieron las logias operativas dependientes de la Abadía de Kilwinning perteneciente a los monjes tyronnenses. Por su parte la Orden Real de Heredom de Kilwinning, heredera de muy antiguas filiaciones iniciáticas; obtiene el privilegio de recibir los ritos y tradiciones del Templarismo refugiado en el Mull de Kintyre para escapar a las persecuciones.

Robert Bruce - Rey de Escocia

El destino de la Orden quedó indisolublemente unido a la Casa de Estuardo durante la Gran Maestría hereditaria detentada por el clan Saint-Clair (Sinclair) de Rosslyn, siendo el núcleo principal de la llamada “Masonería Jacobita”. La Capilla de Rosslyn, cerca de Edimburgo, es un mudo testigo pétreo del antiguo esplendor de la auténtica Masonería Escocesa – necesariamente Jacobita – en la cual se fundían los restos de la ¨Massenie du Saint-Graal¨, es decir; los vestigios del Templarismo secreto, las Logias Operativas y el naciente Rosacrucismo.


Luego de la caída de la Casa de Estuardo – que arrastró consigo al clan de los Sinclair de Rosslyn – la Masonería Jacobita[1] fue perseguida sin piedad por la dinastía usurpadora de los tronos de Escocia e Inglaterra entrando en las tinieblas de la Historia. Sin embargo, su influencia oculta se hizo sentir inequívocamente durante el alzamiento de los masones escoceses, irlandeses y del norte de Inglaterra nucleados en la llamada Gran Logia de los “Antients”, sostenida por los duques de Atholl, bajo la conducción del ilustre masón Laurence Dermott. Estos masones tradicionales, denominados “Antiguos”, se opusieron durante más de sesenta años a los masones “Modernos” seguidores de la desviación promovida por el pastor Anderson, Payne y Désaguliers.


De más está decir que lo antedicho se refiere propiamente al Templarismo Masónico Escocés de los siglos XIV al XVII y que poco tiene que ver con el llamado Rito Escocés Antiguo y Aceptado el cual, a pesar de su nombre, es una creación tardía del año 1804 aunque contiene un poco de la esencia del rito templario.


TEMPLARIOS EN EL RESTO DE EUROPA

Si bien hay enclaves específicos de la orden en la Europa medieval, resulta de cita obligada las ubicadas en las españolas Islas Baleares, en especial Palma de Mallorca. Allí los templarios participaron directamente en la conquista de Mallorca junto al rey Jaime I de Aragón, y en el reparto de la isla obtuvieron tierras en los municipios de Pollença, Montuïri, Escorca y Palma. En la capital, se establecieron en la antigua fortaleza árabe de Gumara que pasó a llamarse castillo del Temple. Cuando la orden fue suprimida, sus propiedades pasaron a manos de San Juan de Malta, hasta que en el siglo XIX se expropiaron los bienes con las desamortizaciones de Mendizábal. Los sucesores, pasaron a la clandestinidad.


La Orden de los Caballeros Templarios en Portugal durante los siglos XII y XIII, en plena Reconquista, ayudó a los portugueses en las batallas contra los musulmanes. Como recompensa recibieron extensas tierras y poder político. Los castillos, iglesias y poblados prosperaron bajo su protección. Uno de los bastiones más destacados es el Castillo de Tomar, en la ciudad de Tomar, Portugal.


Luego de que en 1314 el papa Clemente V suprimiera la orden del Temple, quienes no se sujetaron a perder identidad asimilados en otras órdenes; adoptaron una condición más estratégica. Entre los sobrevivientes que huyeron de la persecución y la inquisición; estan los que se dirigieron a Escocia, a Portugal o España; sin omitir aquellos que lo hicieron a las tierras germánicas o los que prefirieron guardarse en el absoluto anonimato en Francia.


En Italia la situacion fue grave, debido a la inquisición. Los primeros juicios italianos arrancaron el 19 de octubre 1307, una semana después del arresto de los Templarios y finalizaron en mayo de 1311. De acuerdo con la bula de Inocencio IV en 1252, la Inquisición en Italia se organizó en distritos, cada algunos a cargo de los franciscanos, otros bajo los dominicos. Las audiencias se llevaron a cabo principalmente en Brindisi, Cesena, Nápoles, Florencia y Lucca, Ravenna; en los Estados Pontificios y Sicilia.


Clemente V muere en circunstancias poco claras el 20 de abril de 1314; siete meses también lo hace Felipe IV; ambos en Francia; el mismo año de la ejecución del último Gran Maestre de la Orden, Jaques de Molay; quien antes de morir en la hoguera, en la Isla de los Judíos en marzo de 1314. Arrojo sobre el rey y el papa, la maldición de la muerte de ambos, antes que se cumpla el año. Lo cual ocurrio.


A Clemente le sucede Juan XXII quien simpatiza con el rey portugués Dionisio I, y escucha su pedido sobre los templarios refugiados en tierras lusas. Ante ello el Papa ofrece indulgencia al pedido del rey, pero había que resolver el problema del destino del patrimonio de los Templarios, ya que si bien el Papa Clemente V, a través de la bula “Ad providam” de 2 de mayo de 1312, incorporaba estos a la Orden del Hospital; habían quedado exceptuados los situados en los reinos de Castilla, Aragón, Portugal y Mallorca, al pendiente de una ordenación pontificia posterior, tarea que paso a manos de Juan.


Las negociaciones posteriores dieron sus frutos en los casos aragonés y portugués: en la Corona de Aragón durante 1317 se acordaba que las posesiones templarias en el reino de Aragón y en Cataluña se incorporaran a la Orden de San Juan y que con los bienes de la Orden del Temple y la mayoría de los sanjuanistas en el reino de Valencia se constituyera la nueva “Orden de Montesa”. En Portugal se llegó a la solución, de fundar la “Orden de Cristo” en 1319 con las posesiones templarias de este reino. Mientras tanto, en Castilla, no se desarrolló ninguna solución parecida a estos dos casos, lo que explicará que se siga un proceso diferente que a la postre acabo también, en manos de la “Orden de San Juan”.


EL ORIGEN DE LA ORDEN DE CRISTO

En 1119 el rey Don Dinis asignó las propiedades portuguesas y privilegios de los templarios a la recién fundada Orden de Cristo,​ que se convirtió en la continuación del Temple en Portugal. La Orden de Cristo mantenía una fuerte vinculación con la corona portuguesa, y se arrogó desde el principio el derecho a nombrar el Gran Maestre. El rey nombró como primer maestre y legislador de la Orden de Cristo, a Esteban Soeiro, sacerdote de la Orden de la Santísima Trinidad y confesor de la reina Isabel. Este religioso compuso los estatutos que los caballeros debían observar y conservó el cargo de maestre hasta la aprobación pontificia por parte del papa Juan XXII en 1319 oportunidad en que el linaje directo de los Templarios recupero por segunda vez consecutiva el Fons Honorum, (uno de la mano del propio rey Dionisio I y otra del Papa Juan​ XXII).


La Orden de Cristo tomó como sede Castro Marim, a fin de proteger el Algarve portugués. No obstante, en 1357 la sede ya se había instalado en Tomar, la antigua sede de los Templarios. La nueva Orden tomaría como Regla la de San Benito y las Constituciones de Calatrava lo que cerro el capítulo de la regla Templaria original.


Es importante destacar que la Regla de Calatrava, era esencialmente de corte “Orden militar y religiosa”. El objetivo inicial era proteger la villa de Calatrava, ubicada cerca de la actual Ciudad Real arrebatada a los árabes por Alfonso VII en 1147. Dada la importancia estratégica del lugar como baluarte avanzado de Toledo ante los moros, tras la corta posesión por parte de ciertos magnates, el rey quiso asegurar su defensa entregándola en 1150 a la Orden del Temple, ya que por aquellas fechas no existían los ejércitos regulares, ni era fácil poblar las zonas de frontera.


Como dato interesante el origen de Calatrava resulto ser de corte cisterciense, como San Bernardo de Claraval, la Regla y el espíritu de la Orden Templaria. Por lo que ambas ordenes, tienen más en común de lo que parece. La regla, estaba modelada sobre las costumbres cistercienses para hermanos laicos, e impuso a los caballeros, además de las obligaciones de los tres votos religiosos (obediencia, castidad y pobreza), las de guardar silencio en el dormitorio, refectorio (comedor) y oratorio; ayunar cuatro días a la semana, dormir con su armadura, y llevar, como única vestimenta, el hábito blanco cisterciense con una sencilla cruz negra (luego roja, a partir del siglo XIV) «flordelisada»: una cruz griega con flores de lis en las puntas, que en el siglo XVI se configuró definitivamente como hoy se conoce.


Hoy Calatrava es una Orden honorífica y nobiliaria.


​Si bien con el tiempo la Orden Templaria fue poco a poco diluyéndose al ojo público, persistió en lo privado; su círculo interno logro afianzarse en los pasillos reales, de la nobleza portuguesa. Pero el asunto, más allá de cualquier presencia; es el de su continuidad hasta su presente y que ocupa infinidad de líneas difusas que intentan poner continuidad a su leyenda. Algunos de forma extremadamente confusa.


Definitivamente existen diversos caminos que conducen a la orden hasta la actualidad, uno; el de sus reediciones a modo de homenaje, otro el de la presunta legitimidad y el tercero y más interesante aún el de la sucesión histórica.


Y acá es donde aplican las sentencias: “Los libros no muerden”, “estudiar no ocupa lugar”; “conocimiento es poder”, “el Hombre teme lo que no conoce”; “a rio revuelto, ganancia de pescadores”; “repite muchas veces una mentira y será verdad”. O el que más ´resultados´ ha dado: “en el pais de los ciegos el tuerto es rey”.

La orden definió su camino con base al crisol de enseñanzas hebraicas por un lado y árabes por el otro, sumada la escuela nobiliaria de sus miembros más ilustres. Aparte de la guerra, habia espacio para el estudio y los templarios eran personas educadas.


Con el tiempo y ante la presencia de diferentes escenarios socio políticos, la Orden decidió transformarse en una entidad observadora y conservadora. Observadora de los sucesos ante el avance de las tecnologías y conservadora de sus tradiciones al punto de dejar el protagonismo, aun a costa de lo que pudiera suceder con su nombre. Se transformo en una sociedad secreta; a tal punto, que su continuidad derivo en la ocupación de diversos espacios incluso permitiendo la recreación de sí misma.


Entre esas recreaciones, está el origen de la masonería; un sistema basado en las enseñanzas judías, que logra afianzar en ellos un sistema social mediante el “hermanamiento de sus miembros” lo que les permitió destacar del resto mediante un sistema clasista ´entre los más ilustres´ o ´elegidos´, cuyo conocimiento -en aquel entonces- partía del secreto del sistema de construcción aprendido en tierras faraónicas; la Arquitectura Sagrada y la Cábala.


Tomando como punto de partida lo aprendido de los albañiles ancestrales en la convivencia durante la ocupación de Tierra Santa, surge el fortalecimiento del concepto de hermandad y reconocimiento mutuos mediante el uso de símbolos y gestos. El origen masónico judío (datado en el antiguo Egipto), del que los templarios siguieron sus enseñanzas, resulto en una escuela, que permitió la supervivencia de la orden. Uno de los grupos masónicos más destacados, surge de los clanes escoceses; en especial el Sinclair. Pero es en Francia donde los masones destacan, curiosamente porque Francia se habia transformado en el centro del mundo hasta el descubrimiento de América y porque precisamente alli se produce el choque entre el pensamiento y la fe.

En paralelo a la herencia templaria en los diferentes ritos masónicos y la posterior influencia jesuita en sus grados filosóficos; destaca el particular caso de la masonería en Inglaterra, establecida por los sefarditas en diáspora. En 1655 un rabino sefardí Menache Bein Israel, eleva una petición para que se permita el asentamiento de judíos en Inglaterra y una pequeña congregación de sefarditas es reconocida de manera oficial por Carlos Estuardo en 1664. Los dos primeros judíos que reciben título nobiliario fueron sefarditas, Salomón de Medina y Moisés Montefiore. Este último, era un masón activo y en su nombre se funda la logia Montefiore en 1864. También hay antecedentes de que llegaron sefarditas masones, y se investiga la llegada de 15 familias a New Port desde Holanda en 1658 trayendo consigo los tres primeros grados de la masonería, mucho antes de la Constitución oficial de la primera Gran Logia de Inglaterra.


Por su parte el Rito Templario, condensa en su estructura la esencia que mas tarde tomaran como modelo los ritos más populares hoy conocidos, que se desprenden de la Orden. Es claro que la Iglesia Católica trato históricamente de soslayar el ´vulgaris scientiam´ (saber popular) por el simple hecho que nadie podía estar por encima de ella en el conocimiento. Si no, habría que preguntar al “hereje” de Galileo Galilei, Isaac Newton; Ignacio Semmelweis, Charles Darwin o Alfred Wegener. De alli el término ´librepensador´.



LOS TEMPLARIOS EN EL SIGLO XX

No puede asegurarse que los Templarios fueran reeditados, pero puede establecerse el surgimiento del neo-templarismo en el siglo XX patrocinado por el médico y masón, Bernard-Raymond Fabré-Palaprat. En 1804 fundó una orden de imitación neo-templaria denominada “l'Ordre du Temple” y en 1812[2] “La Iglesia de Juan” con un perfil de estilo gnóstico[3]. Se autoproclamó Gran Maestre de los Templarios y Soberano Pontífice de la religión católica primitiva, oponiéndose a la Iglesia de San Pedro; pero lo más interesante del asunto es que reveló la existencia de un documento llamado “Carta de Larmenius” o "Carta de Transmisión" supuestamente entregada de la propia mano de Jacques de Molay en vísperas de su ejecución al templario Jean-Marc Larmenius, un senescal cristiano de origen palestino que fue su segundo durante la mayor parte de su vida y que era conocido como “El armenio”. Algo que nadie pudo corroborar como cierto, incluso historiadores a la fecha, la cuestionan como ilegitima.


¿QUIEN ERA FABRE-PALAPRAT?

Bernard-Raymond Fabré-Palaprat de nacionalidad francesa, era hijo de un cirujano y sobrino de un sacerdote de la diócesis de Cahors. Estudió en el seminario diocesano y fue ordenado sacerdote. Dejando el sacerdocio, estudió medicina en Montpellier y Caen, donde recibió su título de médico el 12 de abril de 1798. Trasladándose a París ese mismo año, obtuvo otro título de médico el 16 de septiembre de 1803, y se convirtió en director. general de la Société médico-philantropique

Fabre Palaprat

Durante el denominado «siglo de la industrialización» fundó una orden de imitación neo-templaria llamada ´l'Ordre du Temple´ en 1804, la ´Iglesia Johannita´ en 1812, y se proclamó Gran Maestro de los Templarios y Soberano Pontífice de la religión católica primitiva, oponiéndose a la Iglesia de San Pedro.


Según la carta, sucedió a Claude-Mathieu Radix de Chevillon (Grand Maistre 1792-1804) de quien se sabe realmente poco. Se conoce que Phillipe Ledru (1754-1832), otro masón del círculo de Bernard-Raymond, aparentemente fundó la visible y ejemplar Orden del Temple, lo que se le permitió con algún favor de Napoleón I y en las primeras circulares, se publicó una lista de muchos nobles y hombres influyentes que se inscribieron en la Orden.


En calidad de Gran Maestre, Bernard-Raymond Fabrè-Palaprat fue sucedido por el almirante inglés Sir William Sydney Smith (1764-1840), quien a su vez fue sucedido por Augustus-Frederick, duque de Sussex (1773-1843). Fuentes críticas afirmaron que esa línea de la Orden acabo en la tuma del duque de Sussex, después de suceder a Sir William Sydney Smith a su muerte. Independientemente de ello hay muchas órdenes "templarias" operativas en la actualidad, a las cuales algunas familias reales protegen o participan, que son principalmente de caridad y fraternidad y que cuidan el hilo del anonimato para alejarse de las luces de los medios.


Según se sabe, Bernard-Raymond Fabrè-Palaprats; era un masón insatisfecho con la religión convencional y sus símbolos y aparentemente estaba conectado a muchas corrientes herméticas a punto de manifestarse en Europa. Su visión de las grandes cosas que la Orden del Temple podría haber sido o aún fue, en algún plano etéreo, difiere un poco incluso de su entorno social. Hoy día hay un gran contingente de Órdenes Templarias, algunas de las cuales reclaman ascendencia de Palaprat.


Con el tiempo, la Regencia de la Orden del Templo creada por Fabre-Palaprat, acabo en manos de Joséphin Péladan, y luego se fusionó con otros grupos ocultistas encabezados por “Papus”, (seudónimo esotérico de quien en realidad se llamaba, Gérard Anaclet Vincent Encausse). Papus era médico, hipnotizador y divulgador del ocultismo francés. De origen español, Papus funda la moderna Orden Martinista y cofunda la Orden Kabalística Rosacruz (de la Rosa-Cruz) de la mano de, Saint-Yves, de Guaita, Joséphin Péladan y Oswald Wirth.

“Papus” también fue miembro de la ´Hermetic Brotherhood of Light´ y de la ´Hermetic Order of the Golden Dawn´ en París, así como del rito ´Memphis-Misraim´ sin mencionar otras organizaciones esotéricas o para-masónicas, además de ser autor de varios libros ocultistas.

Papus

Fuera de sus actividades para-masónicas y martinistas, también fue alumno espiritual del curandero espiritualista francés, Anthelme Nizier Philippe , "Maître Philippe de Lyon". Incluso se señala a Papus como el autor que falsificó ´Los Protocolos de la Ancianos de Sion´[4]


A pesar de que Encausse (Papus) jamás se convirtió en un francmasón regular, organizó lo que se anunció como una "Conferencia Masónica Internacional" en París el 24 de junio de 1908, y en esta conferencia, conoció a Theodor Reuss, y ambos aparentemente intercambiaron patentes:

  • Reuss elevó Encausse (Papus) como X° del Ordo Templi Orientis y le otorgó licencia para establecer un "Supremo Gran Consejo General de los Ritos Unificados de la Masonería Antigua y Primitiva para el Gran Oriente de Francia y sus dependencias en París".

  • Por su parte, Encausse ayudó a Reuss en la formación de la Iglesia Católica Gnóstica OTO como hijo de l'Église Gnostique de France, formando así el EGC dentro de la tradición del neognosticismo francés.

Cuando John Yarker murió en 1913, Encausse fue elegido como su sucesor en el cargo de Gran Hierofante (jefe internacional) de la masonería de los Ritos Antiguos y Primitivos de Memphis y Mizraim.


Como verán, los ribetes sucesorios, la evolución y el desenlace del camino iniciático de los mencionados Palaprat y Papus, llevaron a la degradación de la idea templaria, a tal punto; que lo único que quedo de ella en su esencia fue solo el antecedente de algo que tal vez en su momento pudo ser bienvenido, pero que acabo inmerso en el mundo de lo absolutamente hermético, siendo a la postre este ultimo, una parte de lo que en esencia, es la escuela iniciática templaria.


Habiendo dicho esto, no queda más que señalar que el camino de Palaprat, se autodefinió por la cara mistérica, de su propia sociedad secreta. Pero es importante establecer los pormenores de aquello que le abrió las puertas del Temple, y le dio vida (al menos a su manera); la carta de Larmenius.


LA “CARTA DE TRANSMISIÓN DE LARMENIUS”, ¿APOCRIFA CREDENCIAL DE PALAPRAT?

Carta de Larmenius

La ´Carta de Larmenius´ [Jean-Marc Larmenius], supuestamente escrita en latín en 1324 (sin dudas extraño, cuando el idioma oficial de la orden era el francés y ante el peligro inminente de los espías del rey pudo escribirse en el alfabeto secreto templario). Alli se enumera a 22 Grandes Maestros sucesivos de los Caballeros Templarios desde 1324 hasta 1804. El nombre de Fabré-Palaprat aparece en último lugar en la lista.

Dicha Carta lleva el nombre de Johannes Marcus Larmenius, quien supuestamente escribió el documento y supuestamente fue nombrado Gran Maestre por Jacques de Molay mientras estaba encarcelado, teniendo también el poder de nombrar a su sucesor.

La lista de Grandes Maestros en la Carta de Larmenius difiere de la lista de Grandes Maestros 'escoceses' dada por la Observancia estricta alemana , y la Carta de Larmenius también anatematizó a los Templarios 'escoceses', quienes fueron excomulgados en 1324, declarándolos "Desertores del Templo" algo poco creíble entendiendo cuan benefactores fueron los Sin Clair con la Orden; incluso después de la persecución; incluso el propio Molay era gran afín de los miembros del Clan. Estudiosos señalan que este asunto de los Templarios escoceses estaría relacionado a lo que algunas fuentes señalaron como que el Sinclair de Roslin de entonces, habría declarado contra los templarios en 1309, algo a la fecha insustentado.


Por otro lado, hay leyendas que tildan a los Sinclair de protectores del Santo Grial (o del linaje de Jesús) y hay evidencias que destacan la conexión de los Sinclair con los templarios y el nacimiento de la francmasonería escocesa (Rito Escocés).


La Orden del Temple de Fabré-Palaprat, afirmaba poseer reliquias importantes, como por ejemplo la espada de Jacques de Molay, el casco de Guy Dauphin d'Auvergne, el Beausant y cuatro fragmentos de huesos quemados extraídos de la pira funeraria donde Jacques de Molay había sido ejecutado. Estas reliquias, descritas como "El Tesoro Sagrado de la Orden del Templo" en el Manual de la orden (y descritas dentro de un Inventario en los Estatutos de la orden), se exhibieron en marzo de 1808 en el aniversario de la muerte de Jacques de Molay, cuando los miembros de la Orden celebraron un réquiem público por el Gran Maestre "martirizado" en la Iglesia de San Pablo en París.


De alli en adelante, solo puede hablarse de un Neo templarismo plagado de contradicciones y sucesiones cuestionadas mediante cismas y separaciones según el criterio de quienes dicen tener la verdad, cuando puertas adentro de la propia orden se enseñó hasta el cansancio, que la verdad se ubica en la esencia de la orden, no en el reconocimiento o la ostentación.


Sobre las reliquias y demás piezas presumidas, a la fecha se desconoce su veracidad y paradero.

SIGLAS, SUCESIONES Y POLEMICA

“Muere el noble y el amor fraternal se envilece por la herencia"

Lo primero que sucede cuando nace el interés por la orden Templaria, es la legitimidad e historicidad del origen del grupo al que el interesado desea sumarse. Pero luego de desarrollar la tesis, se alcanza a comprender que existen diversos linajes que a modo de escuelas buscan asumir su titularidad aprovechando el aspecto poco definido de una historia irregularmente documentada.


En todos los casos, las luchas de poder y la ausencia de espíritu templario, llevaron a los grupos a confrontarse y separarse; cada uno en pro de su propio particular beneficio. Unos con perfil cristiano, otros más de espíritu católico, un tercero con tinte masónico y el más controversial; al límite del hermetismo absoluto. En todos los casos con justificados alegatos, pero un común denominador; egoísmo académico y falla narrativa de la veracidad histórica, algo que justamente este trabajo busca alinear y esclarecer.


Tomando como referencia el asunto ´Fabré-Palaprat´, se alcanza a apreciar cierta similitud con el génesis, del origen de los mormones el 6 de abril de 1830, donde Joseph Smith funda la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días”, con el objetivo inicial de crear una Nueva Jerusalén en Nueva York, a la que llamaría Sión. Pero ¿Cuál fue el método de su fundación? “La revelación” mediante el argumento post cristico de la llegada del hijo de Dios a América.


Evento de similares características seria lo que sucedió con el famoso pergamino o carta de transmisión de Larmenius, obtenido por Fabré-Palaprat y cuya llegada a sus manos jamás quedo claro; sumado a las reliquias presentadas en 1808 y que en la actualidad bien podrían verificarse con mayor rigurosidad científica. Existen diversos factores, que, como pilares; algunos sostienen para validar su tesis. El primero es la línea sucesoria, el otro la legitimidad histórica y el tercero el aspecto religioso. En ninguno existe suficiente claridad, porque en su mayoría el denominador común está lejos del verdadero espíritu del temple y el análisis de la evidencia lo establece, solo que el factor preponderante es el primero; el espíritu.


Tomando como punto de partida el asunto del masón, Fabré-Palaprat, la orden acabo fragmentándose como mosaico bizantino, logrando cruzar la confusión.


LA LINEA HISTÓRICA EN:

  • PORTUGAL: La orden es perseguida y encuentra refugio seguro en Portugal (rey Dionisio I) Alli consigue su continuidad como Orden de Cristo, recupera el Fon Honorum de manos del propio rey y el Papa Juan XXII. Toman como filosofía el Rito Templario

  • ESCOCIA: El rey de Escocia (Robert I Bruce) luego de Bannockburn, asume su protección, se transforma en la Orden del Cardo y bajo el tartán del Clan Sinclair surge el Rito Templario, posteriormente escocés.

  • ESPAÑA: Son asimilados por la Orden de San Juan de Malta

  • INGLATERRA Y DEMAS PAISES: Los templarios decantan como Rito Templario, de alli el Escoces, el francés y el York. Aparece Fabre-Palaprat.


LA ERA FABRÉ-PALAPRAT:

  • Fabre-Palaprat presenta al mundo un documento denominado “Carta de Larmenius” adjudicándose la sucesión de la Orden, sin aclarar el origen del documento. (La misma es fuertemente cuestionada y genera un cisma en la orden).

  • Reedita la Orden Templaria bajo el nombre ´l'Ordre du Temple´ en 1804

  • Crea la ´Iglesia Johannita´ (o iglesia de San Juan) en 1812

  • Se proclama Gran Maestro de los Templarios y Soberano Pontífice de la religión católica primitiva, oponiéndose a la Iglesia de San Pedro (catolica).

  • La Regencia de la ´Orden del Templo´ pasó a manos de Joséphin Péladan, luego se fusionó con otros grupos ocultistas encabezados por ´Papus´ , y finalmente se incorporó legalmente a un grupo belga conocido como la “Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalén” (SMOTJ), así como la “Orden Soberana del Templo de Iniciación” (OSTI) en 1955 y su orden exterior conocida como “Círculo Internacional para la Investigación Científica y Cultural” (CIRCES International), con CIRCES creado por Raymond Bernard en 1988 como un vehículo templario externo para eventualmente preparar a las personas para la iniciación en la Orden interna de la OSTI. “CIRCES International” también continúa protegiendo y perpetuando L'Ordre Martiniste de Papus, en el que Joseph Péladan había sido iniciado.

  • Por su parte “Papus” se infiltra a Memphis Mizraim y acaba asumiendo su control mundial.

  • “Papus”, cofunda el Rosacrucismo.

  • La Orden Soberana Militar del Templo de Jerusalén, (en latín: Ordo Supremus Militaris Templi Hierosolymitani , OSMTH), fundada en 1945 por Antonio Campello Pinto de Sousa Fontes (1878-1960) luego de la muerte del belga Emile Isaac “Vandenberg”; resulta en la continuación del autoproclamado “l'Ordre du Temple” fundado en Francia en 1705, reconstituido oficialmente en 1804 por Bernard-Raymond Fabré-Palaprat y reconocido como Orden de Caballería por Napoleón Bonaparte en 1805;

  • Fernando Campello Pinto Pereira de Sousa Fontes sucedió a su padre al frente de la orden en 1960, hasta su muerte en mayo del 2019. La continuidad de la línea sucesoria de Fontes, se explica en el capitulo II.

A la fecha la herencia de Fabre-Palaprat continua vigente en algunos grupos OSMTJ y OSMTH (Carey).



LA ERA SOUSA FONTES

La realeza portuguesa y los conflictos de occidente

Don Antonio Sousa Fontes

Las disputas entre las facciones de católicos (por un lado) y masones (por el otro); junto con los sucesos políticos europeos, dieron como resultado la suspensión de actividades de la Orden durante varios años. En 1932, varios ex miembros restablecieron el Gran Priorato belga, tomando el nombre de "La Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalén" (SMOTJ); con la esperanza de restablecer esta Orden del Templo como una organización internacional. Se formó una Regencia con la idea de que funcionaría como un liderazgo temporal de la Orden hasta que se pudiera elegir un nuevo Gran Maestre. Emile Isaac, quien más tarde adoptó el apellido de su esposa, “Vandenberg”, (para ocultar su ascendencia judía a los nazis), fue una figura clave en este momento.


Como regente de este Gran Priorato belga, Emile dedicó gran parte de su energía a revitalizar los Prioratos Templarios en Europa, incluidos Francia, Italia, Portugal y Suiza. Un desarrollo prometedor que fue interrumpido por la Segunda Guerra Mundial.


Al ver la ocupación alemana de Bélgica como un peligro para la supervivencia de los templarios, Vandenberg hizo una transferencia temporal del liderazgo y los archivos de la Orden al cuidado del Conde de Portugal y Gran Prior portugués, Don. Antonio Campelo de Sousa Fontes.


Casi finalizada la ocupación a finales de 1943, Emile solicitó la devolución de los archivos para reactivar la sede, pero falleció en un accidente de coche (Según posteriores estudios, hubo evidencias de que el accidente que mató a Emile Isaac fue orquestado por los nazis que querían que el judío templario de alto perfil, muriera). Por lo que ´de Sousa Fontes´ asume oficialmente el título de Regente.


El hecho produjo un cisma en la Orden, debido al rechazo del liderazgo de Antonio Sousa Fontes por parte de algunos Prioratos. En 1960 falleció y cedió, mediante testamento; la sucesión a su hijo, Don Fernando Campelo Pinto Pereira de Sousa Fontes, Conde de Portugal, como regente de la orden. Algo que, si bien estaba permitido y establecido en los estatutos de la sigla, no fue bienvenido por cierto sector.


SUCESIONES Y DISPUTAS

Don Fernando P. Sousa Fontes

Los opositores, hicieron notar que la última voluntad y Testamento ´original´ del Conde Antonio de Sousa Fontes (padre) era irregular ya que estaba fechada el 20 de agosto de 1948 y no certificada por notario con los cambios modificados que designaban a su hijo como sucesor, algo que según sus detractores sucedió once días después del fallecimiento de Fontes padre, el 15 de febrero de 1960 (el documento habría sido actualizado el 26). Lo que genero incertidumbre en las filas templarias debido a que nadie podía explicar cómo una persona ya fallecida pudo haber enmendado su testamento, para proveer la sucesión de su hijo.


En 1960, El Conde de Portugal, e hijo de Don Antonio; Don Fernando Campelo Pinto Pereira de Sousa Fontes sucedió a su padre, como Regente de la Orden. Pero para asumir como Gran Maestre, encontró una fuerte resistencia ya que, desde el inicio de la Orden en 1118, Los Grandes Maestres siempre habían sido elegidos y la sucesión hereditaria del cargo debía ser dada mediante convento. Claro no así la regencia.



EL SURGIMIENTO DE LAS SIGLAS EXISTENTES

EL GRAN CISMA OSMTJ y OSMTH (Porto) o Regency


En 1969, el Regente Sousa Fontes emitió un Edicto Magistral convocando a un Convento General que se reuniría por primera vez en París en septiembre de 1970, con el propósito de elegir un nuevo Gran Maestre. En ese histórico Convento General de París, los participantes eligieron al General Antoine (originalmente Andrzej) Zdrojewski quien por ese entonces era Gran Prior de Europa y Francia, para ser el próximo Gran Maestre.


Zdrojewski había sido el jefe de las operaciones militares polacas en Francia. La relación entre franceses y polacos, luchando contra un enemigo común, fue muy amistosa. El gobierno polaco en el exilio también reagrupaba de forma encubierta los restos de unidades del ejército (lo que habrían sido las 3ª y 4ª Divisiones de Infantería de Polonia) para establecer contacto militar directo con el fin de desestabilizar la ocupación alemana de Francia. El general Juliusz Kleeberg reunió a uno de los ejércitos secretos más grandes de Francia. La unidad se hizo conocida como la Organización Polaca de Lucha por la Independencia (POWN) y más tarde fue comandada por el coronel Zdrojewski. Este se convirtió en un héroe de guerra al distinguirse como el comandante de este ejército secreto y en 1944, después de convertirse en ciudadano francés, el gobierno francés ascendió a Zdrojewski a General.


Fontes trató de anular los resultados señalando que Zdrojewski habia sido elegido Gran Maestre porque el Gran Priorato francés había sido "infiltrado" por la Policía Secreta Gualista, Service d'Action Civique (SAC) en su momento establecida por el presidente Charles de Gaulle como una “Asociación de abogados de 1901”, el 4 de enero de 1960, con el objetivo proclamado de brindar apoyo incondicional a las políticas de De Gaulle.


Esto provocó una división en la OSMTH. Algunos de los Grandes Prioratos, incluidos el francés, belga, suizo y polaco, siguieron al recién elegido Zdrojewski, y el resto se quedaron con Fontes. Por lo tanto, se produjo un cisma donde la OSMTJ (Orden Suprema y Militar de Templo de Jerusalén) decidió separarse dejando a Fontes y la línea ¨Porto¨.


Después de la elección de Zdrojewski, surgieron las ramas OSMTJ (“OSMTJ-Zdrojewski”) por un lado y “OSMTH” u “OSMTH-Regency” u “OSMTH (Porto)”; por el otro. A finales de 1973, el Gran Maestre de la OSMTJ, Zdrojewski busco reorganizar la OSMTJ y la reforma de los Estatutos. Se reafirmo la independencia de la Federación Internacional de Grandes Prioratos Autónomos de la OSMTJ (Cada miembro del Gran Priorato fue reconocido como autónomo).


Actualmente la OSMTJ-Zdrojewski quedo a cargo del General (R) Ronald Mangum del ejército de los Estados Unidos; hoy retirado en Austria y con sede en dicha nación.


LA OSMTH (Carey)

En noviembre de 1995, algunos de los Grandes Prioratos OSMTH (Porto), se reunieron en la ciudad austriaca de Salzburgo y decidieron separarse del Príncipe Regente, Don Fernando de Sousa Fontes, de hecho; creando

Almirante James carey

una nueva sigla, la OSMTH (del latín: Ordo Supremus Militaris Templi Hierosolymitani), (del español: “Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalén”), autodenominada Orden y ONG internacional; que fuera conocida como OSMTH (Carey) por su fundador con sede en Estados Unidos y registro en Suiza. Fontes, no autorizó ni asistió a esta reunión y no hubo ninguna elección.


A menudo se hace referencia a OSMTH u OSMTH (Carey) simplemente como los Caballeros Templarios, pero incluso sus miembros no afirman ningún linaje directo a la Orden original. Además, la OSMTH no reconoce oficialmente las afirmaciones establecidas en la Carta de Larmenius como históricamente válidas. Lo que sí, hace una afirmación moral y ética de seguir el mismo camino espiritual que la Orden original de los Caballeros Templarios. La OSMTH hoy día, está abierta a cristianos de cualquier denominación, opera como una organización benéfica y es administrada por los masones del rito de York. Sobre este apartado ampliaremos mas adelante.


LA SMOTJ

La Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalén (SMOTJ), fundada en 1962, es un Gran Priorato autónomo estadounidense subordinado de la OSMTH (Carey). La SMOTJ rompió con OSMTH-Regency en 1995 cuando se negó a reconocer la soberanía del Gran Maestre de OSMTH-Regency Don Fernando de Sousa Fontes. Este nombre Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalén (SMOTJ) ha sido registrado y es utilizado exclusivamente en Estados Unidos por SMOTJ y, por lo tanto, no se refiere al grupo de organizaciones que rastrean el linaje hasta OSMTH, sino que está alineada únicamente a la OSMTH (Carey) actual.



LA OSMTHU

De Toro Garland (con bastón)

La OSMTHU u “Ordo Supremus Militaris Templi Hierosolymitani Universalis”, surge en 1999 de la mano de Fernando de Toro-Garland. Según testimonios del propio Fontes, Del Toro, siendo Gran Prior de España de la OSMTH (Porto) identificado además con OSMTJ, dimitió al cargo; esto, a pedido de Don Fernando, debido a una situacion de índole familiar en Chile (pais natal de Del Toro) señalada a Fontes por parte de un alto oficial militar de España. Poeta, escritor, abogado y ensayista Fernando de Toro-Garland es hoy Maestro Emérito de la Orden del Temple de la OSMTHU y en los ámbitos académicos, se ha transformado en referencia en el mundo Templario moderno. Profesor universitario en Estados Unidos y España, crea la OSMTHU la cual incluso se identifica con las ideas de Fabré Palaprat. La sigla actualmente se encuentra bajo el timón del Italiano Antonio Paris (a la izquierda de la foto).



“LOS ESTATUTOS DE PORTO”

Los cambios y ajustes de la OSMTH (Porto) o Regency

En 1990, El Conde de Portugal, Gran Maestre y Príncipe Regente de la OSMTH (Porto) o Regency desde ahora

OAMTH (Porto); Don Fernando Pinto Campelo de Sousa Fontes, junto con el magisterio de Grandes Priores; consolidan y establecen los ´Estatutos de Porto´ (Portugal), en los cuales se menciona que la sucesión podía darse de forma hereditaria -de así desearlo el “Gran Maestre y Príncipe Regente”-; pero habia un detalle; Príncipe Regente y Gran Maestre, son dos cosas diferentes unidas entre sí.


Su principio se establece en el sistema nobiliario, donde el Príncipe Regente se ubica por encima del Gran Maestre y determina la jurisdicción del magisterio mundial; algo que técnicamente debía recaer en la misma persona, aunque no necesariamente. Es el mismo principio de la ´Orden de Cristo´ de Portugal, toda vez que el papado deja de ser la máxima autoridad de la Orden, espacio ocupado por la corona portuguesa.


Señala textual el Estatuto de Porto:

Art 11 – El Gran Maestrazgo (Magnus Magisterium), autoridad suprema de la Orden, está regido por un Gran Maestre (Magnus Magister), elegido vitaliciamente por el Supremo Consejo Elector y por un Regente (Princeps Regens vitaliciamente designado por su antecesor). Si en un período de 301 días por 3= 603 no ha sido elegido Gran Maestre, el Regente es considerado automáticamente Gran Maestre teniendo la doble función:

a) La función de Gran maestre es más representativa,

b) La función del Regente es más administrativa,

c) En caso de ser el mismo miembro con estas dos funciones podrá titularse: Magnus Magister y Princeps Regens.


Queda claro que si los cargos recaen en personas diferentes quien asuma como Gran Maestre, necesita inexorablemente el visto bueno del Príncipe Regente, ya que el cargo de Príncipe Regente representa mayor autoridad. No así a la inversa. Actualmente en el caso de Francia en la actualidad, el Maestre electo es Gerard Willery, Gran Prior de Francia, por un lado; y la “princesa regente” por testamento cuestionado; la hija de Don Fernando, Susan Sendín Fontes; la Gran Prioresa de Palma de Mallorca, por el otro. Algo que más adelante exploraremos.


MUERE DON FERNANDO Y NUEVAMENTE EL CISMA

En mayo del 2019 deja de existir el Conde de Portugal y “Su Alteza Excelentísima” S.A.E. Don Fernando Pinto Pereira de Sousa Fontes, último Gran Maestre y Príncipe Regente de la OSMTH (Porto) o Regency y nuevamente lo apócrifo, dudoso y cuestionado sale a relucir.




….Fin de la parte 1




REFERENCIAS DE PIE DE PAGINA:

[1] Se denominaba Masonería Jacobita al conjunto de las Logias escocesas que acompañaron los diversos alzamientos legitimistas de la Casa de Estuardo. ... Durante todo el siglo XVIII, el “tema estuardista” estuvo ligado íntimamente al surgimiento de los Altos Grados masónicos escoceses y caballerescos [2] La Iglesia Johannite , por su nombre completo, l'Église Johannite des Chrétiens Primitifs (La Iglesia Johannite de los cristianos primitivos), es una denominación cristiana gnóstica fundada por el francés Bernard-Raymond Fabré-Palaprat en 1804. La Iglesia Johannite recibió su nombre completo en 1828 después del supuesto descubrimiento de Fabré-Palaprat de los evangelios de Levitikon. Es "juanita" porque afirma una continuidad con el cristianismo juanino primitivo de los santos Juan el Bautista y Juan el Apóstol y las escrituras cristianas atribuidas a Juan [3] Iniciada por el Bautista, transmitida por el Apóstol y restaurada en la era moderna, la Iglesia Apostólica Juanita promulga la Tradición Juanita a través de un camino esotérico, gnóstico y cristiano de comprensión espiritual y autodescubrimiento. De espíritu Gnóstico, encarna la tradición de los San Juan. [4] https://en.wikipedia.org/wiki/The_Protocols_of_the_Elders_of_Zion


189 vistas0 comentarios